Los gastos en calefacción son casi siempre los más altos de todas las facturas de casa.

Pero, ¿a qué consumo se corresponden realmente?

Para ahorrar y reducir costes, controlar nuestro consumo es un factor fundamental.

En este artículo explicamos cómo hacerlo con un sistema de calefacción inteligente y por qué es importante hacerlo.

 

¿Ahorrar en calefacción? Fácil si sabes cuánto consumes

 

¿Cuánto se gasta en calefacción?

 

Según los cálculos de la Autoridad para la Energía Eléctrica y el Gas, una familia compuesta por dos adultos y un niño consume anualmente aproximadamente 3.000 kWh de electricidad por el uso de la luz y los electrodomésticos comunes.

Este valor aumenta si la calefacción es eléctrica, y aumenta todavía más si se trata de un sistema antiguo.

Otros factores que influyen en el consumo de electricidad son claramente el número de electrodomésticos utilizados, los hábitos de la familia y las características de la casa en cuanto a aislamiento térmico.

Si analizamos el consumo de gas, la misma familia gasta de media 2.000 kWh de gas al año para utilizar la cocina y tener agua caliente.

Se produce un aumento del consumo hasta de 20.000 kWh de gas si también se utiliza para la calefacción.

Entre los parámetros que influyen en el consumo de gas se encuentran el tamaño de la casa, la antigüedad y, obviamente, la gestión de la calefacción.

En conjunto, los datos muestran que de media, más de la mitad del consumo doméstico, concretamente el 64 % del total, se debe a la calefacción.

Por lo tanto, está claro que la calefacción es un elemento clave que se debe tener en cuenta si queremos ahorrar, cuidando nuestra cartera (¡y también el medio ambiente!).

Para ahorrar en el gasto de calefacción, es fundamental controlar el consumo. Pero, ¿cómo hacerlo?

 

Para ahorrar en gastos de calefacción, es esencial mantener el consumo bajo control. Pero, ¿cómo hacerlo?

¿Cómo ahorrar en el consumo?

La calefacción inteligente , eléctrica o hidráulica, es la aliada imprescindible para ahorrar en gastos.

La razón principal es que un sistema de calefacción inteligente permite reducir los derroches de energía, evitando calentar la casa cuando y donde no es necesario.

Pero ¿cómo?

Entre las tecnologías que ayudan a ahorrar y que caracterizan los sistemas de calefacción inteligente hay dos muy conocidas y valoradas: el termostato inteligente y las válvulas termostáticas smart.

Pero como veremos, ¡no son las únicas!

El termostato inteligente permite ajustar la temperatura de las habitaciones, detectando los cambios de temperatura.

De esta forma, el termostato inteligente evita dispersar el calor y mantiene la temperatura óptima de manera constante.

Así se mejora el confort y se evitan gastos innecesarios, haciendo que la gestión del hogar sea mucho más funcional.

Las válvulas termostáticas smart, en cambio, permiten programar fácilmente y a distancia qué habitaciones calentar y cuándo hacerlo, detectando también si hay ventanas abiertas.

Además de la tecnología del termostato inteligente y las válvulas termostáticas smart, una de las innovaciones tecnológicas más importantes para ahorrar es el control del consumo.

Todas estas herramientas permiten ahorrar gracias a sus funciones.

Si las dos primeras son más conocidas, no todo el mundo sabe que la tercera, el control del consumo, es una de las más importantes.

Veamos juntos por qué.

 

Aplicación IRSAP NOW: estadísticas sobre calefacción inteligente

 

Ahorrar en el gasto en calefacción sabiendo cuánto y cuándo consumes

 

Para saber cómo ahorrar en el gasto en calefacción, conocer cuándo y cuánto se calienta es fundamental.

Un cálculo preciso, que antes hubiera sido muy difícil de obtener, ya está a nuestro alcance gracias a la herramienta de control del consumo integrada en los sistemas de calefacción inteligente.

El control del consumo del sistema IRSAP NOW es muy práctico, ya que elabora estadísticas de uso basadas en un seguimiento preciso y sistemático de la energía térmica consumida.

Este seguimiento tiene en cuenta todos los parámetros significativos, como las características de la casa, el uso de los distintos espacios, el grado de dispersión térmica por el techo, el suelo y las paredes y otros factores relevantes.

El sistema ordena y memoriza los datos recopilados elaborando gráficos sencillos e intuitivos, que muestran de forma clara toda la información sobre el uso de la calefacción.

Esta visión general permite estar siempre atento a todo lo que es importante saber sobre nuestro consumo.

La aplicación para smartphone también permite controlar el consumo incluso de forma remota, donde y cuando quieras.

La herramienta de seguimiento del consumo integrada en el sistema de calefacción inteligente IRSAP NOW permite ver cuánta energía térmica se consume realmente con la calefacción de nuestro hogar.

De esta forma, se puede relacionar el importe de la factura con el uso real de la calefacción, ajustándolo en consecuencia.

Al controlar cuál es el consumo real en tu hogar, te darás cuenta de cuáles son los despilfarros que podrías evitar y los hábitos que podrías cambiar para tener un ahorro concreto sin renunciar al confort de una calefacción óptima.

Por último, podrás saber cómo y cuándo la calefacción afecta más a tu factura y podrás valorar en base a datos concretos la compañía y la tarifa energética más conveniente y que mejor se adapta a tus necesidades domésticas.

 

Controlar el consumo y ser un consumidor más consciente

Controla el consumo y conviértete en un consumidor más consciente

Saber cuándo y cómo utilizar la energía térmica hará que seas un consumidor más consciente, que pone en práctica las medidas más oportunas y los mejores hábitos para utilizar los recursos de la forma más sostenible, eficiente y económica.

Utiliza nuestro configurador del ahorro y descubre cuánto el sistema de calefacción inteligente IRSAP NOW te permite ahorrar en tu factura y optimiza el consumo de tu hogar.