La subida del precio de la luz y el gas es un tema de gran actualidad y que despierta mucha polémica.

El gobierno ha anunciado el incremento para el cuarto trimestre del año que ronda el +29,8 % para la electricidad y el +14,4 % para el gas.

El gobierno ya ha intervenido con medidas extraordinarias, sin las cuales el incremento podría haber rondado el 45 % para la electricidad y superar el 30 % para el gas, y no se descarta que en un futuro próximo tenga que adoptar nuevas medidas.  

Pero, vista la situación, ¿cómo puede ahorrar un consumidor particular?

Muy fácil, gracias a los sistemas inteligentes que pueden reducir el consumo.

 Aumento del coste de la luz y el gas: a qué se debe

 

Aumento del coste de la luz y el gas: a qué se debe

 

El aumento del coste de la electricidad y el gas está estrechamente relacionado con la evolución del mercado mayorista de la energía.

En realidad, son muchos los factores que provocan un aumento de los precios y, en consecuencia, un aumento de la factura de la luz y el gas de los clientes finales.

Veamos cuáles son.El aumento de los precios de las materias primas y las emisiones de CO2

El aumento de los precios de las materias primas y las emisiones de CO2

 

En primer lugar, hay que tener en cuenta el aumento de los precios de las emisiones de CO2 (ETS - Emission Trading Scheme), que han alcanzado una cuota de 50 euros por cada tonelada de CO2 generada.

De hecho, para quien no lo sepa, las empresas están obligadas a comprar cuotas de emisión para compensar la cantidad de CO2 emitido a la atmósfera.

Y, en los últimos meses, por efecto de las estrategias de descarbonización implementadas por la Unión Europea, el precio de las emisiones de CO2 está en constante crecimiento.

Con la consecuencia de que el aumento de la factura de la luz dependerá al menos en un 20 % de este factor.

 

 

El aumento de la demanda de gas natural a escala internacional

 

El aumento de la demanda de gas natural a escala internacional

 

Además, la demanda de gas natural está creciendo rápidamente y, en consecuencia, el precio de la materia prima también está aumentando.

Y, lamentablemente, este aumento afecta tanto a la factura de la luz como a la del gas.

Por otro lado, el aumento de la demanda de electricidad (y por lo tanto del gas natural utilizado para producirla) es una tendencia generalizada en toda Europa.

Tampoco podemos olvidar que las necesidades energéticas italianas para la calefacción están cada vez más relacionadas con el gas, ya que se trata de una materia prima que cuesta menos que otros combustibles fósiles, que, sin embargo, no es suficiente para cubrir toda la demanda energética de nuestro país.

Por lo tanto, dado que el metano es una fuente de energía limpia, siguen siendo un problema los costes de importación, que se han incrementado significativamente, debido a problemas relacionados con los yacimientos del Mar del Norte, pero también debido al hecho de que Asia, la primera en volver a recuperar la actividad después de la pandemia desde un punto de vista económico, ha aumentado la demanda de forma exponencial.

Además, debido a las tensiones políticas por la duplicación del gasoducto Nord Stream, han caído las exportaciones de Rusia a la Unión Europea, con el resultado de que a las pocas semanas del inicio del encendido de las calefacciones, las existencias europeas han sufrido una caída de aproximadamente el 20 %.

La situación tampoco es buena en lo que respecta a la otra fuente de energía principal, el gasóleo para calefacción.

Aquí el precio también ha aumentado un 17 % desde el pasado mes de enero y, en general, sigue tendencias muy especulativas, con precios que oscilan entre los 40 céntimos e importes superiores al euro.

 El factor climático

El factor climático

 

La subida del precio del gas también se debe a un factor climático.

De hecho, durante la pasada primavera, se registró una demanda de gas superior a la media debido a temperaturas más frías de lo normal, lo que prolongó el período de funcionamiento de los sistemas de calefacción.

En cambio, durante el verano se produjo un pico en el consumo de electricidad, debido a temperaturas superiores a la media y al uso excesivo de los aparatos de aire acondicionado.

 

Impacto del aumento del coste de la energía para los usuarios en los distintos tipos de calefacción

 

Impacto del aumento del coste de la energía para los usuarios en los distintos tipos de calefacción

 

La Autoridad Reguladora de Energía, Redes y Medio Ambiente de Italia (ARERA) explicó en su análisis los detalles del aumento del coste de la factura de la luz y el gas, parcialmente reducidos por algunas intervenciones del gobierno.

Como ya hemos explicado, en el caso de la electricidad, el aumento está vinculado principalmente a la subida del precio de la materia prima, con un impacto del +41,5 % en la factura de una familia tipo, compensado por la fuerte reducción/puesta a cero de los gastos generales del sistema (11,7 %) alcanzando así el +29,8 % final con respecto a 2020 para una familia tipo que no recibe bonificaciones de descuento.

Por lo tanto, el aumento estimado de la luz es de 145 euros anuales, para un gasto final total de aproximadamente 631 euros al año por familia.

En cambio, en el caso del gas natural, la tendencia también está determinada en este caso por un aumento del precio de la materia prima, con un impacto del +30,3 % sobre el precio final de una familia tipo.

Además, a esto hay que añadir un ligero aumento de las tarifas de red (transmisión, distribución y medida) del +1,8 %.

Por lo tanto, incrementos parcialmente compensados por la reducción/puesta a cero de los gastos generales del sistema (-3,7 %) y la bajada del IVA (que ha pasado del 22 % al 5 %), llevan a un incremento del +14,4 % en el precio del metano de calefacción en comparación con 2020 para un usuario tipo que no recibe bonificaciones de descuento, con un aumento en el gasto anual de 155 euros.

Estas cifras son el resultado de cálculos realizados teniendo en cuenta una familia tipo, con un consumo medio de electricidad de 2.700 kWh al año con una potencia contratada de 3 kW y de gas de 1.400 metros cúbicos al año.

 Cómo ayuda a ahorrar un sistema de calefacción inteligente

Cómo ayuda a ahorrar un sistema de calefacción inteligente

 

Por lo tanto, para que un usuario pueda ahorrar podría adoptar un sistema de calefacción inteligente, para reducir el consumo de energía y ganar en eficiencia.

De hecho, los sistemas de calefacción inteligente como IRSAP NOW ¡permiten precisamente esto!

En concreto, IRSAP NOW es el sistema innovador que permite transformar un sistema tradicional en un sistema de calefacción inteligente, inalámbrico y por zonas, que puede personalizarse para cualquier tipo de vivienda.

Es un sistema de gestión inteligente del calor diseñado para mejorar el confort y reducir el impacto en el medio ambiente pero, sobre todo, para ahorrar optimizando el consumo.

Es compatible con todas las marcas de radiadores y los principales fabricantes de válvulas.

Con el sistema IRSAP NOW ¡el ahorro en la calefacción está garantizado!

Los algoritmos avanzados de IRSAP, resultado de más de 50 años de experiencia en el sector de la calefacción, pueden aprender de los hábitos del cliente para ayudarlo a ahorrar energía y tener controlado el uso del sistema.

Se reduce el coste de las facturas de electricidad y gas y, al mismo tiempo, se protege el medio ambiente con la reducción de las emisiones.

 

Con el sistema IRSAP NOW ahorras en la factura del gas y la luz

 

Con el sistema IRSAP NOW ahorras en la factura del gas y la luz

 

El sistema IRSAP NOW ofrece distintas formas de aumentar tu ahorro.

 

  • ¿Tienes que salir de casa de repente?

Con el Modo Home/Away puedes cambiar la configuración de tu sistema de forma manual o automática según tu ubicación.

 

  • ¿Estarás ausente durante mucho tiempo por vacaciones o por trabajo?

El Modo Holiday programa todo el sistema a la temperatura anticongelación y te avisa si la caldera se bloquea: menos consumo y sin sorpresas a tu regreso.

 

  • ¿Quiere ahorrar dinero pero al mismo tiempo ayudar al medio ambiente?
    Con el Modo Eco, el sistema mantendrá tus hábitos, pero anticipará un poco el apagado de tu sistema de calefacción con respecto a la hora programada, reduciendo de esta forma el consumo y las emisiones sin que pierdas confort.

 

Utiliza aparatos «inteligentes» para reducir tu consumo

 

Utiliza aparatos «inteligentes» para reducir tu consumo

 

IRSAP NOW propone algunos productos que permiten disfrutar de un ahorro inmediato en el consumo de la calefacción

El termostato inteligente te permite ajustar y medir con precisión la temperatura del ambiente en el que está instalado, también de forma remota con la aplicación IRSAP NOW. Además, gracias a sus funciones avanzadas también te permite controlar el grado de humedad y la calidad del aire.

Con los botones táctiles del termostato también puedes controlar la temperatura de otros ambientes conectados al sistema en pocos pasos.

El Smart Thermostat es realmente inteligente: los algoritmos avanzados pueden aprender de tus hábitos y ayudarte a ahorrar energía.

Es compatible con todos los modelos de calentadores y bombas de calor y, con la ayuda de los vídeo tutoriales de la aplicación, podrás instalar el termostato inalámbrico tú solo.

En cambio, con las termoválvulas inteligentes controlas la temperatura de manera inteligente donde y cuando quieras desde el smartphone y sin tener que hacer obras.

Las válvulas termostáticas inteligentes de IRSAP NOW son compatibles con todas las marcas de radiadores y los principales fabricantes de válvulas.

Gracias a una sencilla guía de instalación, puedes configurar tu sistema con total autonomía, personalizando el calor de los diferentes ambientes de casa, según tus necesidades y hábitos semanales, diarios y horarios.

El ahorro en la factura de la luz y el gas está garantizado.

Las válvulas termostáticas inteligentes IRSAP NOW están diseñadas para la seguridad de todos, incluidos los niños, y pueden detectar si hay una ventana abierta en una habitación para evitar de esta forma un consumo innecesario, adaptando automáticamente la temperatura del radiador.