Para mantener la calidad de sus prestaciones a lo largo del tiempo, los radiadores requieren un mantenimiento y una limpieza cuidadosos. Sin embargo, al realizar algunos de esos procesos por primera vez, como el purgado de los radiadores, uno suele plantearse algunas preguntas. 

 

¿Para qué sirve realmente el purgado? ¿Cómo debe realizarse? ¿Durante esta operación, la calefacción tiene que estar encendida o apagada? Veamos cómo responder a todas estas preguntas para conseguir un rendimiento óptimo y realizar el purgado de tus radiadores sin estrés.

¿Qué es el purgado del radiador?

 

El purgado de radiadores consiste en eliminar el aire acumulado en el interior de las tuberías que componen el circuito de agua caliente de tu instalación de calefacción de gas. En efecto, es posible que con el paso del tiempo se forme y acumule cierta cantidad de aire en el interior de las tuberías provocando una circulación ineficaz del agua caliente que impide que el radiador se caliente de manera uniforme. 

 

Esto puede ocurrir por 3 razones principales:

  • La evaporación del agua dentro del circuito de calefacción;
  • La interrupción voluntaria o involuntaria del suministro de agua a los radiadores;
  • La desconexión de los radiadores durante un largo periodo de tiempo.

 

Por qué es necesario purgar los radiadores

 

Las consecuencias de la acumulación de aire en el circuito de calefacción pueden causar varios problemas. El primero y más importante es el aumento de tu factura de los servicios públicos. Si los radiadores no se calientan lo suficiente, te verás obligado a subir la temperatura para que calienten más, aumentando así el consumo de energía.

 

Además, puede producirse un molesto ruido de goteo, que es precisamente un indicio de la presencia de aire en el interior de las tuberías. Por no hablar de la corrosión que se produce en el sistema de calefacción: el oxígeno del aire que circula por las tuberías puede ser realmente corrosivo y dañar poco a poco el interior de los radiadores.

 

Purgar un radiador es, por tanto, una operación necesaria si quiere ahorrar dinero en sus facturas y disfrutar al mismo tiempo de un sistema de calefacción más eficaz. Al no verte tentado a aumentar la potencia de tus radiadores para compensar la pérdida de calor, evitarás un consumo excesivo de energía y mejorará la vida útil de tu sistema de calefacción. Por otra parte, al no sobrecargar más la caldera, evitará que se desgaste demasiado rápido y prevendrá cualquier daño en el sistema de calefacción central.

 

Purgar radiadores: calefacción apagada o encendida

¿Cómo purgar los radiadores?

 

Purgar los radiadores es una operación muy sencilla. Si te estás preguntando cómo hacerlo, aquí tiene unos pasos a seguir:

  • Apaga la caldera de forma que los radiadores estén fríos para evitar que el agua desplaza el aire acumulado en la parte superior de cada radiador;
  • Localiza el sistema de purga del radiador, que generalmente se encuentra en la parte superior del radiador, mientras que la válvula (con o sin regulación termostática) se encuentra en la parte inferior del radiador, en el extremo opuesto de la purga;
  • Desenrosca el tornillo de purga o llave para que pueda salir el aire;
  • Coloca un recipiente bajo la llave para recoger el agua;
  • Deja salir todo el aire hasta que empiece a salir el agua de manera fluida. Esto indicará que todo el aire acumulado en el radiador ya salió;
  • Repite la operación en todos los radiadores, procurando seguir la trayectoria del agua;
  • Revisa la presión de la caldera a 1 - 1,5 bar. Después del purgado, el nivel de presión de la instalación de calefacción puede bajar. Por lo tanto, asegúrate de que la presión se encuentre entre los niveles mencionados.

 

No es absolutamente necesario que un profesional purgue los radiadores, ni tienes que ser un mago del bricolaje para hacerlo tú mismo. Sin embargo, si deseas llamar a un profesional, aprovecha para comprobar los distintos puntos de control del sistema. El coste de la operación es relativamente bajo y varía mucho en función de la distancia que recorra el profesional para llegar a tu casa.

 

Cada cuánto purgar un radiador

 

El mejor momento para purgar los radiadores es siempre antes de la temporada de frío y, por tanto, antes de encender la calefacción por primera vez tras un largo periodo de inactividad.

 

No hay un periodo de tiempo exacto que deba transcurrir entre purgas. En general, es aconsejable hacerlo una vez al año para que el aire que se ha infiltrado durante el invierno pueda salir antes de que empiece la temporada de frío, con el fin de optimizar el rendimiento del sistema de calefacción.

 

No obstante, además del purgado anual, te recomendamos purgar los radiadores si observas que:

  • La parte superior del radiador está más fría que la inferior;
  • El sistema de calefacción es menos eficaz de lo habitual;
  • Hay ruidos extraños procedentes del sistema de calefacción, como silbidos y el goteo antes mencionado. 

Entonces, ¿hay que encender o apagar la calefacción al purgar los radiadores?

 

Antes de empezar a purgar los radiadores, el sistema de calefacción debe estar necesariamente apagado con todas las válvulas del termostato abiertas. Esto evitará que la bomba de circulación se ponga en marcha y mueva el agua de calefacción y el aire a través de las tuberías.

 

Además, al no haber movimiento de agua, el aire suele acumularse en la parte superior del radiador, lo que facilitará el proceso de purgado.

 

Atención. Después de apagar la caldera, espere aproximadamente una hora para asegurarse de que todos los radiadores están fríos. Esto evitará quemaduras si se produce una fuga de agua caliente o vapor durante el proceso de purgado.

Autres articles

Cómo cambiar el termostato

16 abril 2024

Cómo programar el termostato

6 abril 2024

¿Qué causa el moho en el hogar?

6 marzo 2024
termostato intelligente wifi

Smart Thermostat

155,00 €

Remplacez votre thermostat traditionnel par notre thermostat intelligent sans fil doté de fonctionnalités avancées pour régler facilement la température de votre maison et mesurer avec précision la température, le taux d'humidité et la qualité de l'air dans votre maison.

ACHETER

Smart Valve

95,00 €

Contrôlez la température de chaque pièce. Nos vannes thermostatiques sans fil sont compatibles avec toutes les marques de radiateurs et les principaux fabricants de vannes hydraulique.

ACHETER

Connection Unit & Repeater

125,00 €

Maison à plusieurs étages ou très grande ? Ajoutez une Connection Unit à utiliser en mode Repeater pour étendre le signal à toutes les pièces et assurer une bonne communication avec les autres appareils de votre installation de chauffage sans fil IRSAP NOW.

ACHETER